user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

También te puede interesar...

Sin artículos relacionados


CODECAN

 

web mod codecan vertientes

edge computing

La Edge Computing es una disciplina que establece un ámbito de procesamiento de datos, principalmente en la IoT, más cercano, rápido, seguro y alejado de los vaivenes de la Nube.

Los detontantes de la Edge Computing

La conocida Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT), sigue su rumbo. Se adentra discretamente en nuestras vidas. Pese a todo, es en el mundo de la empresa, particularmente la industrial, donde como ya hemos dicho en alguna ocasión, se desarrolla con más energía.

Desde el año 2007 existen ya más dispositivos conectados que personas. Pero ojo: no nos referimos a personas conectadas, sino a personas que viven en este planeta.

La población mundial en 2007 era de en torno a 6.500 millones de habitantes, por lo que nos podemos imaginar cuánto se desarrolló la IoT hasta entonces y cuánto ha seguido haciéndolo después hasta nuestros días.

Entre los dispositivos conectados podemos encontrarnos desde instrumental tradicional de las industrias como sensores, actuadores, routers, swtiches, etc., hasta equipamiento más cercano a nosotros, como nuestro microondas, neveras, robots de concina y, como no, la Reina Televisión.

Según un estudio del gigante tecnológico Intel, el número de dispositivos conectados o preparados para ello podrá llegar a los 200.000 millones en el año 2020, lo que establece una relación de 26 dispositivos por persona. Otros estudios, como el de la consultora británica IHS Markit, son algo más conservadores (y tal vez realistas) estableciendo que, según sus cálculos, habrá unos 75.400 millones de dispositivos conectados o conectables en el año 2025. Intel o Markit están de acuerdo, en cualquier caso, que el crecimiento evoluciona imparable.

A dónde van los datos que manejan los sitemas IoT

Los sistemas IoT están hechos de todo tipo de dispositivos, cada cual desempeñando su papel. Hoy por hoy se delega mucho en la Nube, lo que es común tanto a nosotros como usuarios conectados de a pie, como a los dispositivos incorporados en las industrias más punteras.

Es en la Nube donde ocurre la mayoría del procesamiento de los datos. ¿Nos hemos preguntado en alguna ocasión cuántos datos manejan los dispositivos conectados? ¿No sería mejor que estos datos se procesaran en local y no se enviaran a la Nube para ello, o tal vez sólo para su almacenamiento en paralelo?

Qué es el Edge Computing

El paradigma que versa sobre la computación cercana y no en la Nube es conocido como Edge Computing. El término inglés “Edge” significa borde, contorno o extremo. En los sistemas de Internet de las Cosas entendemos, en consecuencia, que el procesamiento o computación de los datos ocurre dentro de los propios sistemas, aunque justo en su borde.

¿Y por qué el borde? Cada elemento conectado vive su propia vida electrónica como ingrediente de un sistema. Realiza sus funciones, captura algunos datos, etc. Como elemento integrante de un sistema mayor, los datos capturados por aquél serán de mucha más utilidad si se analizan o computan junto al resto de datos obtenidos por los demás componentes del sistema.

El borde o Edge es el lugar, esa línea imaginaria que delimita el alcance del sistema en cuestión y que es capaz de recibir y entender desde una perspectiva más amplia lo que está pasando y qué información de utilidad adicional es capaz de aportar al conjunto.

Cuáles son las ventajas del Edge Computing

El procesamiento en el Edge en lugar de la Nube aporta ventajas relativas a seguridad y a rapidez. Al centrarse el ámbito de dispersión de datos sobre un entorno propio y controlado, se obtienen mejoras considerables en materia de seguridad, no ya sólo por sobreexposición de los datos a posibles ciber delitos, sino también por algo tan simple como la pérdida de conexión con la Nube.

Por otro lado, las empresas titulares de estos sistemas y, en consecuencia, de los datos generados, tienen un acceso a ellos mucho más rápido, así como un entorno mucho más preciso para la toma de decisiones, no ya sólo por las personas sino por el propio sistema y sus elementos.

Asimismo, la orientación paulatina hacia la Edge Computing está resultando en la creación de dispositivos y sistemas más inteligentes, que pasan de ser meros observadores a saber que tienen que hacer algo más para el enriquecimiento de la comunidad IoT Edge Computing a la que pertenecen.

Los primeros “habitantes del borde” son, en la inmensa mayoría de los casos, servidores propios de las empresas. Realizan las veces de almacenadores y procesadores, sin necesidad de recurrir a sistemas lejanos en territorio de no se sabe muy bien quién.

Alguien ha hablado ya también de la Fog Computing, o Computación en la Niebla, ese procesamiento informático que ocurre a mitad de camino entre la Nube y el Edge. ¿A que suena interesante? Lo veremos en un próximo artículo.

ViveInternet

Referencias:

- Wikipeida
- InfoBAE
- Xataka