user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • 004_header_final_enterate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/004_header_final_enterate.jpg
  • 002_header_final_tic-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/002_header_final_tic-izate.jpg
  • 003_header_final_protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/003_header_final_protegete.jpg
  • 001_header_final_ppal.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/001_header_final_ppal.jpg

cargar movil con otro

La carga inalámbrica reversible de móvil a móvil es ya una realidad. Algunos smartphones de muy alta gama ya incorporan esta tecnología. Llegaron los móviles donantes de energía sin cables.

Ya conocíamos la carga inalámbrica. No es algo de esta mañana. Una pequeña estación o base de carga en forma generalmente de pequeña plataforma plana donde dejar reposar nuestro smartphone o tablet durante un tiempo para cargarse.

Para que esto sea posible se requiere que el dispositivo a cargar sea compatible con el estándar Qi, algo que ocurre en pocas ocasiones, por lo que desde el punto de vista comercial la solución no ha tenido mucho éxito.

Sin embargo, comienzan ya a existir smartphones que pueden actuar como estaciones de carga, algo que de momento sabemos que ocurre en el Huawei Mate 20 y en su variante Pro, así como en el iPhone X y algunos tope-de-gama de Samsung.

La lógica característica común a estos móviles cargadores es su batería de amplia capacidad. Esto sí abre ya muchas posibilidades, haciendo de la solución un recurso mucho más práctico.

Así, por ejemplo, podríamos dejar unos auriculares inalámbricos en reposo sobre nuestro smartphone “cargador” para que, transcurridos unos cuantos minutos, éstos recuperen la carga suficiente para poder seguir funcionando.

Pero antes y, como es lógico, lo primero para lo que vamos a utilizar esta tecnología es para cargar otro smartphone compatible, haciendo realidad la tan esperada donación de energía de móvil a móvil. Y sin cables.

Cómo funciona

Mencionamos antes el estándar Qi, aquél con el que los dispositivos intercambiadores de energía deben ser compatibles. Se trata de un estándar desarrollado por el Wireless Power Consortium, una asociación integrada por empresas europeas, norteamericanas y asiáticas.

El principio físico subyacente a esta tecnología es la transferencia de energía eléctrica por inducción electromagnética. El Qi permite distancias de carga de hasta 4 cm, si bien esto es lo que establece la norma, después de pruebas en laboratorios. Para asegurarnos una carga fluida, lo recomendable es que exista contacto entre los dos aparatos.

En funcionamiento, siempre uno de los dos dispositivos deberá actuar de suministrador y el otro de receptor. Para ello, deberemos configurar nuestros smartphones, si este es el caso, para que ejerzan un rol u otro, dependiendo cada circunstancia.

Qué empresas están detrás

Los primeros móviles en poder actuar de receptores de energía inalámbrica (no suministradores) vinieron de la mano de Nokia. El Nokia Lumia 920 fue el primero de los smartphones en “dejarse cargar” inalámbricamente desde una estación de carga base, en 2012. Poco después llegó el Google/LG Nexus 4.

Pero ahí no queda la cosa. Toyota incorpora la tecnología Qi en ciertos modelos de coche y, por si fuera poco, IKEA permite ya a ciertas mesas y lámparas actuar de transmisores y receptores de energía.

Pero, de momento, lo que ya todos vemos muy claramente son las utilidades en torno a los smartphones. ¿Y a ti qué se te ocurre?

 

ViveInternet

Referencias:

- Wikipedia

- Dignited