user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

Foto Noticia Museo Ciencia Cosmos interior

El Museo de la Ciencia y el Cosmos lleva en pie desde 1993, mantenido única y exclusivamente por nueve empleados. Antonio Mampaso es el director del centro, un astrofísico de renombre que se codea con científicos internacionales de la talla de Stephen Hawking. Mampaso, además, colabora en calidad de investigador con el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“Al museo llegan 60.000 visitantes al año, esto supone alrededor de un 10% de la población canaria”, cuenta Mampaso, “Aunque no lo parezca es mucho, el porcentaje supera al índice anual del Planetario de Madrid”. El objetivo del museo es comunicar, transmitir el conocimiento científico por medio de los recursos disponibles. Se desea que el visitante interactúe y experimente en entornos multidisciplinares que potencien su percepción y análisis, con objetos palpables y elementos digitales de corte lúdico. “Yo concibo el museo como una pista de entrenamiento para el pensamiento científico, el pensamiento crítico y racional. Es muy importante que los niños aprendan a cuestionarse las cosas, y qué mejor que hacerlo jugando”. El museo potencia de forma activa las iniciativas educativas; el año pasado, por ejemplo, entregaron los premios del concurso Smart City, organizado por la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, donde alumnos de instituto presentaron sus proyectos de casa domótica y optimización de recursos urbanos, entre otros.

La mayor parte de la exposición del museo está directamente relacionada con el Universo. Sus piezas permanentes son de corte ‘casero’ y permanecen en continua renovación. A lo largo del tiempo la colección se ha ido ampliando y se han implementado mejoras de cara a los visitantes que cuenten con alguna discapacidad. Hay módulos que invitan a realizar safaris cósmicos donde se explican los movimientos de rotación y traslación de la Tierra, las manchas solares y el campo magnético del Sol, así como las órbitas en las proximidades de los agujeros negros. “Los museos son importantes, pues en nuestra sociedad hay un gran vacío educativo. Por un lado no llega bien la enorme cantidad de información que se genera a diario, y por otro, el sistema educativo está completamente desfasado. En España se enseña ciencia obviando la realidad actual que vive la propia ciencia, esto desemboca en una enorme incultura”.

El museo de la Ciencia y el Cosmos cuenta con una sala de Astronomía, donde encontrar maquetas del Gran Telescopio CANARIAS y de los Observatorios del Teide y del Roque de los Muchachos. “Aunque se haya dicho muchas veces, Canarias es un lugar privilegiado”, explica Mampaso, “somos un punto estratégico perfecto para poner los instrumentos más sofisticados”. En el museo hay otros módulos donde se critica la contaminación lumínica, un problema que está acabando con la luz de las estrellas en las poblaciones; por fortuna, la Ley del Cielo protege desde 1988 los observatorios canarios de cara a esta cuestión. “El telescopio más grande del mundo está en Canarias, y estamos trabajando para que el mejor de la siguiente generación también resida en nuestro archipiélago. Por otro lado contamos con un proyecto de telescopios de rayos gamma… son tantos avances y tantas posibilidades, y todo está reunido en este pequeño espacio del mapa”.

 
ViveInternet
 
Referencias:

- Museo de la Ciencia y el Cosmos

 

 
 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional