user_mobilelogo
  • ViveInternet_Banner.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/ViveInternet_Banner.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

ejemplo esquema conexion plc by devoloEjemplo de esquema de conexión PLC con el máster a la izquierda. Imagen: Devolo (parcialmente tratada)

Mejorar la cobertura de nuestra Wi-Fi es algo que todos queremos en casa. Colocar el router en alto ayuda, pero esto es una solución de andar por casa, nunca mejor dicho. Alternativamente, puedes optar por repetidores inalámbricos u otros que usan la red elécrica de la vivienda.

Los routers Wi-Fi transmiten su señal inalámbrica dentro de casa (y hasta más allá). Pero la señal va debilitándose a medida que nos alejamos del router. Además, las paredes, puertas, muebles, etc., actúan de atenuadores de la intensidad. Por ello, es muy frecuente que no podamos disponer de buena cobertura en cada rincón de la casa, salvo en aquél donde esté instalado el router.

Además, cada vez tenemos más dispositivos en casa que necesitan la Wi-Fi, como ordenador, móviles, tablets, consolas y hasta teles. Cuantos más dispositivos usen la señal Wi-Fi, más ralentización observarán cada uno de sus usuarios en la navegación.

Ya comentamos en uno de nuestros artículos que colocar el router en alto puede ayudar a mejorar la propagación de la señal, aunque esto no suele ser suficiente si se quiere disponer de una cobertura razonablemente buena por toda la vivienda. En el mercado dispones de dos soluciones para uso doméstico que dan resultados bastante buenos.

Repetidores Wi-Fi inalámbricos

De precios entre 15 y 60 euros, estos dispositivos permiten disponder de señal inalámbrica en una dependencia de la casa alejada del router. Su puesta en marcha requiere seguir una serie de pasos, generalmente sencillos y bien documentados en las instrucciones que vendrán con el dispositivo cuando lo adquiramos.

Su funcionamiento se basa en recibir la señal inalámbrica del router principal, reconstruirla y amplificarla. Para ello, como es lógico, se requiere que en la habitación donde se desee colocar uno de éstos, llegue la señal del router. La electrónica y el software interno o firmware del repetidor emitirá la señal Wi-Fi regenerada para que dispongas de una mejor cobertura inalámbrica en la habitación en cuestión y, posiblemente, en las anexas a ésta.

Ahora bien, si instalamos uno de estos dispositivos, es porque la señal es pobre en ese lugar. Es precisamente esta "señal pobre" la que el repetidor intentará reconstruir y amplificar. Es posible que observes en tu ordenador o smartphone que tienes una cobertura máxima o excelente, pero debe tenerse en cuenta que esto es entre tu ordenador o smartphone y el repetidor. No debes confundirlo con la calidad de la señal entre ti y el router.

El tráfico de señal entre router y repetidor añade datos necesarios entre uno y otro dispositivos para que se entiendan entre ellos, lo que implica que los datos que a ti verdadermente te interesan te van a llegar con un "cáscara gorda" de bits, que son innecesarios para ti.

Con estos dispositivos mejorarás la calidad de la señal y podrás disponer de una mejor cobertura inalámbrica Wi-Fi en cualquier parte de la casa donde coloques uno, aunque nunca será lo mismo que estar al lado del router.

En definitiva, este tipo de dispositivos van bien cuando no necesitas una gran velocidad de descarga y lo que persigues es poderte conectar decentemente a Internet, usar tu correo electrónico, redes sociales, etc., desde la habitación donde lo coloques que, idealmente, no debería estar muy lejos del router.

Inyectores de señal PLC

Estos dispositivos usan la red eléctrica de la casa para retransmitir la señal del router, usando una tecnología de nombre Power Line Communications (PLC), nacida hace unos veinte años. Se venden por parejas o kits de dos. Uno de éstos, el denominado "máster" o principal, se conecta al router por cable ethernet, que es uno de esos cables amarillos o grises, de aspecto smiliar al de los teléfonos, pero más gruesos, con las clavijas más anchas, y que nos suelen entregar con el router.

Una vez conectado por cable al router, el máster debe ser enchufado a cualquier enchufe, de los de la luz, en la pared. Es vía este enchufe cómo el máster inyectará la señal internet del router por la red elécrica de la casa.

Ahora le toca al otro miembro de la pareja. Éste se debe enchufar a cualquier enchufe de la habitación donde deseemos tener más cobertura y se encargará de propagar inalámbricamente la señal en su radio de acción. Ahora bien, se debe tener en cuenta que no todos incorporan Wi-Fi, por lo que si te decantas por alguna de las opciones más económicas, tendrás que usar otro cable ethernet para conectar tu ordenador al segundo de los componentes del kit PLC.

El proceso de instalación es también bastante sencillo y viene generalmente bien documentado en las intrucciones que compañan al kit.

Son un poco más caros que los repeteridores inalámbricos, con un precio de entrada que puede rondar los 40 euros. Si quieres que el segundo incorpore Wi-Fi, tu kit podrá rondar los 80 euros.

Qué opción escoger

Como habrás visto, los repetidores Wi-Fi son más económicos, aunque muy posiblemente, la calidad e intensidad de señal que obtengas usando un kit PLC sea mejor. Sin embargo, los PLC sólo podrán ofrecer todo su potencial en casas de construcción relativamente reciente, con tendidos eléctricos instalados de acuerdo a normas contemporáneas. Si esto es así, aún debemos tener en cuenta que en las viviendas grandes pueden existir múltiples circuitos eléctricos, por lo que la señal PLC debe "saltar" de uno a otro, con posibles pérdidas. Para viviendas de construcción reciente de menos de 200 m2 seguramente la opción PLC vaya bien.

Sin embargo, cada vivienda es un mundo en estos términos. Tal vez por esto las soluciones basadas en PLC, que tuvieron su "boom" hace entre 3 y 7 años, no hayan acabado de universalizarse.

Nuestra recomendación es que si tu casa (u oficina) es pequeña y de menos de 15-20 años, te decantes por un kit PLC y, si el presupuesto te lo permite, te hagas con uno que incorpore Wi-Fi. Asegúrate a la hora de comprarlo de que lo puedes devolver, informando al dependiente que te atienda, de que necesitas hacer pruebas, algo que entenderá. En caso de que las pruebas sean infructuosas, tu opción es un repetidor Wi-Fi.

 

ViveInternet
Referencias