user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • 004_header_final_enterate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/004_header_final_enterate.jpg
  • 002_header_final_tic-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/002_header_final_tic-izate.jpg
  • 003_header_final_protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/003_header_final_protegete.jpg
  • 001_header_final_ppal.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/001_header_final_ppal.jpg

Vídeo promocional de la PaperBeacon. Vídeo: Teijin-TagCast / YouTube

Dos empresas japonesas han creado una lámina de plástico, de nombre PaperBeacon, para compartir documentos, efectuar pagos electrónicos o para check-in en aeropuertos, entre otras aplicaciones. Basta con posicionar nuestro smartphone o tablet sobre la lámina para disponer de acceso a los servicios y documentos que se nos faciliten.

La lámina incorpora una antenta plana y flexible, diseñada para interactuar únicamente con los dispositivos inalámbricos que se coloquen encima, y haciendo uso de tecnología Bluetooh. La lámina tiene un grosor de 1,5 mm y un tamaño y forma similares a los de un salvamanteles. El módulo de la antenta, no superior en tamaño a una tarjeta de crédito, va incorporado en una de las esquinas de la lámina PaperBeacon, cuya batería puede durar hasta un año. Para que los dispositivos móviles, como smartphones o tablets puedan interoperar con la lámina sobre la que se colocan, basta con que tengan su conexión Bluetooth activa, y disponer de la app correspondiente para la misión que se determine.

El uso potencial del PaperBeacon es variado. El vídeo promocional destaca su uso en la Enseñanza. Así, por ejemplo, en un aula en la que cada pupitre incorpore una de estas láminas, el alumno posiciona al llegar a clase su smartphone o tablet (mejor) sobre el pupitre y la lámina recibe el identificador del dispositivo y del alumno y registra su asistencia a clase en la aplicación de control del centro escolar. Hecho esto, el estudiante puede recibir todo el material para la clase en cuestión, documentos, tareas, páginas web de interés, y demás recursos para la clase del día.

Una segunda aplicación posible es la que indicábamos al inicio. Se trata de poder pagar una compra en un establecimiento comercial físico. El asunto va más allá en el ejemplo de un restaurante. Nos sentamos a la mesa, equipada con el correspondiente PaperBeacon. En nuestro móvil recibimos y se nos muestra el menú del restaurante. Hacemos el pedido y éste nos es traído a la mesa un tiempo después. Una vez terminemos de comer, solicitamos la cuenta vía nuestro smartphone, se nos muestra en la pantalla del móvil y pagamos con éste.

Los PaperBeacons se encuentran ya en el mercado a un precio cercano a los 40€. Una de las dos empresas productoras del invento (TagCast), ha desarrollado una API y un kit de desarrollo, que se suministran junto a las láminas, lo que permitirá a programadores desarrollar aplicaciones específicas para su uso en cualquier tipo de situación imaginable.

 

ViveInternet
Referencias: