user_mobilelogo
  • ViveInternet_Banner.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/ViveInternet_Banner.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

tic act HeidelbergCarlos Banti y sus alumnos, satisfechos con el trabajo realizado

El Colegio Heidelberg forma parte de esta primera prueba del concurso de diseño de una solución Smart City a través de la tecnología. Es un centro muy implicado con la tecnología, con unas clases extraescolares y extracurriculares enfocadas hacia el aprendizaje de estas materias. Fue, precisamente, ese equipo el que liderado por el profesor Carlos Banti participó en este concurso del Programa para el Fomento de las Competencias Digitales en Canarias (CODECAN) de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI). Para ellos, la experiencia forma parte de una elección personal: la de la formación en tecnología. Un reto que repetirían sin pensárselo dos veces.

Desde un punto de vista educativo y pedagógico, ¿qué opinión le merece esta corriente, cada vez más consolidada, del open hardware y open software como mecanismo de acercamiento al apasionante mundo de la electrónica por parte de los alumnos?

cita entrevista smart City heidelberg 16 6 2015“Me parece muy importante y positiva la labor que se hace con estas herramientas porque permite que la tecnología esté al alcance de cualquier persona independientemente de su poder adquisitivo. Las herramientas como Arduino, Java, App Inventor, PHP… son tecnologías que nos permiten desarrollar todo tipo de aplicaciones y sin coste. En este centro hemos defendido la importancia de la programación desde hace mucho tiempo no solo como conocimientos para aquellos alumnos que han decidido estudiar informática o alguna ingeniería, sino para cualquier estudiante sea cual sea la orientación profesional que le guíe, es una forma de enseñarles a pensar, a abordar problemas segmentándolos en problemas más pequeños de más fácil solución o de crear una solución más completa que inicialmente parecía compleja”.

En este sentido, ¿cree que estas disciplinas se encuentran lo suficientemente consideradas en los actuales programas formativos?

“Cada vez más, pero hasta ahora es muy difícil encontrar centros educativos donde se enseña a programar. En este caso, el concurso nos ha obligado a usar herramientas que no teníamos previsto utilizar y ha hecho que los alumnos tengan una idea muy clara de lo que se hace cada una en el conjunto global. En la vida real es así: se utilizan muchas cosas y hay que especializarse”.

En esta misma línea ¿sería necesario, en su opinión, una mayor potenciación de las mismas no solo como mecanismo de innovación tecnológica sino también como elemento de consolidación de los contenidos adquiridos en otras materias como las matemáticas o la física?

“Para otras materias es interesante. En nuestro centro damos clase de programación a niños desde Tercero hasta Sexto de Primaria con herramientas como Scratcht. Aprenden de una forma muy lúdica a programar y les suele gustar. Les viene muy bien, porque con la programación llegan a entender materias que en un principio les parece complejas como algunos conceptos matemáticos. Con la programación se adelantan conceptos de una forma mucho más aplicada”.

Incidiendo un poco más en el papel de las TIC, ¿cómo valora el papel de las TIC y su relación con los menores de edad? ¿se potencia el consumismo y el uso de los servicios que ofrece en igual medida que los riesgos o peligros a los que se exponen?

“El riesgo existe y es real, aunque a veces se ve inflado por el miedo que tiene muchos padres. Ante la posibilidad de no poder controlar una tecnología que no conocen, se pueden asustar. Lo importante no es impedir a los niños acceder a la tecnología, sino enseñarles a cómo utilizarla correctamente. Puede que tengamos que enseñarles a cosas de la vida que a lo mejor no van con su edad, pero hay que avisarles de que todo el mundo no es bueno… En general, las TIC tienen más aspectos positivos que negativos y es mucho mayor lo que ofrecen que la amenaza de lo que les puede suceder”.

Otro aspecto del que nos gustaría conocer su opinión, ¿aprecia una brecha de género en el interés por estas materias? ¿identifica alguna medida que se podría poner en marcha para favorecer una reducción de la misma?

“La verdad es que yo mismo me lo preguntado muchas veces, porque la programación no tiene ninguna connotación sexista en sí misma, es simplemente que se sientan atraídas o no. En el caso de este grupo, solo tenemos a una chica: Lucía. Ella tiene una manera diferente de resolver los problemas y ayuda al resto del equipo porque su visión es más refrescante… Este tipo de trabajos se verían muy enriquecido con una mayor presencia femenina. Este alejamiento de la tecnología viene dado, principalmente, por desconocimiento. No se ha hecho un esfuerzo por hacer ver a las chicas que esto no es algo que tenga la etiqueta de masculino… quizá es un trabajo más profundo que hay que hacer…”.

Cuando se planteó la posibilidad de participar en esta experiencia piloto, ¿A quién entusiasmó más la idea? ¿Al profesor o los alumnos?

(Profesor) “A mi me encantó y lo planteé aunque estaba la dificultad de que un par de meses habíamos planteado otros proyectos pero decidimos llevar a cabo este porque, aunque no ganáramos, nos parecía interesante. Algunos del grupo estaban preparando la programación de una red social; otros, un drone y otros, un juego con Unity… y apartaron sus proyectos para hacer esto. Esta actividad es extraescolar y se han quedado hasta las seis de la tarde muchos días para terminar. Ha sido muy motivante”.

(Alumnos) “Realmente nos llamó la atención en grupo, lo decidimos de una manera democrática. Queríamos solucionar el problema del transporte escolar porque en nuestro centro muchos regresamos a casa en guagua y todos hemos tenido, alguna vez, un amigo que se ha escondido en el baño o que se ha despistado de línea y se ha producido un problema con sus padres… por eso, nos planteábamos hacer un proyecto para solucionar esto a través de una aplicación”.

Para los alumnos ha sido todo un reto, ¿qué les ha motivado a participar en esta experiencia? ¿o dicho de otra manera, por qué les atrae el mundo de la electrónica?

ConcuSmartCity 9 6 2015“Todos nosotros en el futuro queremos dedicarnos a algo que tenga que ver con la electrónica o con la informática porque es algo que se nos ha dado bien desde pequeños. El año pasado ganamos el certamen Ciberlandia y eso fue un gran empujón para interesarnos por esto. Alguno de nosotros queríamos estudiar programación de videojuegos y cuando nos enteramos que estaba esta opción, nos apuntamos. Ahora, vemos de dónde vienen muchas cosas, hemos recreado juegos antiguos como el POM o hemos hecho el de los ‘marcianitos’ con Java. Además, somos conscientes -como nos dice el profesor- de que en unos años habrá mucha demanda de estas profesiones y que no hay programadores suficientes”.

¿Qué se entiende por “Smart City”?

“Una ciudad inteligente y avanzada donde la tecnología ayuda a las personas”.

¿Qué entienden por “innovación tecnológica”?

“Se trata no solo de crear cosas nuevas sino que a partir de lo que conocemos, juntarlas y hacer una especie de mix para conseguir una meta distinta”.

¿Consideran que a la hora del planteamiento del prototipo a construir dentro de esta experiencia piloto han tenido que ejercitar su capacidad de innovación? ¿Es una actividad con la que se enfrentan con cierta frecuencia?

(Alumnos) “Sin duda. En este centro estamos acostumbrados a trabajar en proyectos y tenemos un programa de bachillerato internacional que está enfocado a tener una mentalidad diferente desde distintos puntos de vista y eso nos ayuda a resolver problemas en todo”.

La participación en esta actividad, ¿les ha permitido adquirir nuevos conocimientos y/o habilidades? ¿conocimientos de nuevas tecnologías y/o habilidades como el trabajo en grupo?

(Alumnos) “Hemos aprendido mucho. Trabajamos un montón de tecnologías que no habíamos visto antes y todo esto nos sirvió para mejorar lo que sabíamos. Con respecto al trabajo en grupo, hay que destacar que este equipo lo formamos personas que vamos desde Primero de la ESO hasta gente que está haciendo la PAU, así que la tecnología hace que traspasemos la barrera de la edad y estemos muy bien avenidos. Con respecto al ponernos de acuerdo, al principio lo que hicimos fue una lluvia de ideas y fuimos descartando cosas. Nuestro prototipo finalmente se llama SCATE (Sistema de Control de Acceso al Transporte Escolar) y es una aplicación donde se controla la llegada y salida de los alumnos a las distintas líneas de guagua a través de una etiqueta de identificación por radiofrecuencia. Es un sistema que permite hacer y notificar cambios y proporciona seguridad a los padres”.

¿Consideran, tanto profesor como alumnos, la experiencia interesante?

“Ha sido una experiencia muy interesante porque nos gusta aprender este tipo de cosas. Nos parecía bastante complejo al principio pero… luego, cuando se logra es como magia. Es realmente satisfactorio”, dicen los alumnos al tiempo que el profesor recuerda cómo el decano de la Facultad de Informática de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) les felicitó por el trabajo. Todos están seguros de una cosa: repetirían la experiencia.