user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • 004_header_final_enterate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/004_header_final_enterate.jpg
  • 002_header_final_tic-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/002_header_final_tic-izate.jpg
  • 003_header_final_protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/003_header_final_protegete.jpg
  • 001_header_final_ppal.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/001_header_final_ppal.jpg

prot ries grooming 16-09-2014

Se trata de un riesgo al que se enfrentan principalmente los menores y que consiste en las prácticas de ciertos adultos para atraer o engatusar a los pequeños principalmente con fines sexuales. La petición de fotografías o la captura de éstas vía la webcan, son los principales instrumentos.

El grooming está muy relacionado con la pornografía infantil y la pederastia. El fin último de los delincuentes practicantes del grooming es llegar a tener un cita con el menor, que puede resultar en abusos sexuales e, incluso, llegar a la prostitución infantil. Antes, un más o menos largo proceso para la obtención de la confianza y aprecio del menor es desplegado por el 'groomer'. En cualquier caso, en muchas ocasiones, al delincuente le basta con la obtención de fotografías de su víctima, que luego guarda para su consumo personal y/o para su distribución vía redes de pornografía infantil en Internet.

Las técnicas que usan este tipo de delincuentes se desarrollan escalonadamente. En una primera etapa, el adulto intenta conseguir lazos emocionales con el menor, en algunos casos haciéndose pasar por otro menor. El adulto pasa después a ir obteniendo paulatinamente datos personales del menor, como su mail, su número de teléfono si lo tiene, dónde vive, etc. En una tercera fase, el adulto envia material pornográfico al menor con el propósito de favorecer su deshinibición sexual para que éste se muestre también desnudo ante su webcam. En muchas ocasiones, el menor puede ser también chantajeado a cambio de obtener más fotografías y, finalmente, obligarle a tener una cita. 

 

¿A quíén puede afectar?

Las principales víctimas son los menores y adolescentes, independientemente de su sexo.

 

¿Cómo puede prevenirse y evitarse?

Los menores deben usar siempre el ordenador, móvil o tablet acompañados por sus educadores. En el caso de los ordenadores, éstos deberían estar ubicados en lugares de paso de la casa o en espacios comunes, donde se favorezca su uso en familia. Por otro lado, es importante que se disponga de algún programa antivirus actualizado que garantice que el equipo no se infecte por algún tipo de malware.

Se debe recordar lo que hemos comentado en más de una ocasión: la webcam debe estar cubierta con una tirita (si viene incrustada en el propio dispositivo) o bien deshabilitada.

Es también importante que el menor no tenga ningún tipo de cuenta de usuario en webs y redes sociales. Si fuera requerido por alguna razón, deberá ser el adulto a cargo del menor quien cree la cuenta y la asocie a su correo electrónico. Además, el nombre de usuario no debe revelar el nombre o la edad del pequeño.

Aunque a los adolescentes pueda parecer invasivo de su intimidad, es muy conveniente que sus padres conozcan quiénes son sus contactos en Internet. Si los mayores conocen quiénes son los amigos físicos de sus hijos, ¿qué hay de malo en que también conozcan a los "virtuales"?

Se debe evitar siempre que menores y adolescentes faciliten datos personales en redes sociales y webs durante el proceso de registro, así como durante su uso.

Por último, es importante establecer un horario de uso de ordenadores, tablets y móviles.

 

¿A quién se puede recurrir en caso de que un menor sea víctima de grooming en Internet?

En España, la reforma del Código Penal que entró en vigor en diciembre de 2010 castiga la captación de menores con fines sexuales en Internet y considera agresión sexual, incluso no habiendo violencia ni intimidación, aquellos actos que atenten contra la libertad e indemnidad sexual cuando la víctima sea menor de edad.

Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil disponen de divisiones para la investigación y seguridad de menores, adolescentes y jóvenes en Internet. Es buena idea contactar con ellos. Por otro lado, es también muy conveniente que acudas a un profesional de la Psicología con tu hijo o hija, con el propósito de valorar las secuelas que el proceso haya podido producirle y aplicar las terapias que proceda en caso de que sean necesarias.