user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

prot cons evitar ninhos compren 16 12 2014

Con alguna frecuencia damos a nuestros hijos nuestro móvil o tablet o, simplemente lo cogen para jugar. A veces, cuando no son tan pequeños, algunos ya tienen su dispositivo propio. En un caso u otro puede ocurrir que compren apps o extensiones para éstas. Te contamos cómo evitarlo.

No siempre los menores, y no tanto, compran voluntariamente. Muchas apps están diseñadas para que cuando el usuario alcanza una fase del juego determinada se requiera de un pago para proceder a la siguiente o al siguiente conjunto de éstas. Del mismo modo, otras variantes de juegos permiten la compra de accesorios (armas, herramientas, utensilios, energía, etc.) necesarios para poder ser más competente en el juego y poder derrotar al enemigo. En muchas ocasiones la compra está a un sólo click o "tap" en el caso de las pantallas táctiles de los dispositivos que nos ocupan. Instintivamente, si el usuario es menor, pensará que basta con pulsar y listo, ignorando que detrás de esa acción hay un coste. La claridad no es mucha, lamentablemente.

Por lo general, las compras se adeudan en tu factura de telefonía del dispositivo. En caso de tratarse de un dispositivo no vinculado a ninguna línea telefónica, la aplicación en cuestión se decantará por ofrecerte un medio de pago alternativo. Los precios de las extensiones o complementos para las apps no son altos, oscilando entre los 3€ y los 20€. El problema radica en que puedan hacerse accidental o incidentalmente múltiples de estas compras. En este caso, sí que podríamos llevarnos un buen susto cuando nos llegue la factura de nuestra línea.

Los siguientes pequeños consejos, aunque tal vez obvios, deben ser tenidos en cuenta.

 

Compra a tus menores su propio dispositivo o nunca les des el tuyo

La segunda de las opciones puede resultar una tarea casi imposible. Bien sea porque los menores te "roban" temporalmente el móvil, o porque cedes y se los acabas prestando "pero sólo un rato, ¿vale?". Si consideras que aún no deben tener un móvil o tablet, o que tu cartera no está para caprichos de esta índole, asegúrate siempre de que no dejas el móvil a su alcance. Trátalo como un medicamento: "mantenlo siempre fuera del alcance y de la vista de los niños".

Como esto es prácticamente imposible, si te puedes permitir una tablet para ellos (las hay desde 60€) ésta es una excelente solución. Deberá ser una tablet sin capacidad de conexión telefónica, por supuesto, por lo que no quedará nunca vinculada a una línea de teléfono móvil. Una tablet te pedirá simpre una cuenta de correo electrónico. Debes crear un nueva cuenta de correo para toda la familia que sólo sirva para este propósito. Nunca uses tu cuenta personal de Gmail, Hotmail u otro servicio.

En este hipotético nuevo dispositivo para los más pequeños deberás desactivar la Wi-Fi y que sean ellos los que te soliciten su activación para la descarga de aplicaciones gratuitas.

 

Nunca facilites datos de tarjetas u otros sistemas de pago en el dispositivo familiar o del menor

Aunque tu hijo o hija sea un santo y de sobradas responsabilidad y madurez, siempre podrá accidentalmente realizar una compra. Como comentábamos al inicio, las apps están diseñadas para facilitar al máximo la compra de extensiones. Algo que parece absolutamente inocuo para "nuestros santos responsables" puede ser en realidad un botón de compra.

En bastantes ocasiones, nuestros datos de tarjetas u otros medios de pago pueden quedar vinculados no a la tablet o dispositivo en sí, sino a la cuenta de correo vinculada a éste y/o al proveedor desde el que realizamos una compra.

Por ello y, en la medida de lo posible, si en casa tienes una tablet o móvil para los menores, evita siempre comprar desde éstos.

 

Haz que tus compras estén protegidas con contraseña

Sí. Al final es posible que acabes comprando. Las apps gratuitas vienen siempre con limitaciones. Si no te queda otra alternativa e, inevitablemente vas a tener que ceder y comprar, configura el sistema operativo del dispositivo familiar para que todas las compras sean protegidas por contraseña. Esta es una opción práctica y segura que tanto Android como iOS incorporan. De esta manera simpre se requerirá una contraseña al usuario antes de realizar una compra. Asegúrate, por supuesto, de que la contraseña sólo la sabes tú.

 

Fuente: Elaboración propia (ViveInternet)

Referencias:

- Maketecheasier