user_mobilelogo
  • ViveInternet_Banner.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/ViveInternet_Banner.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg
  • Banner-EATIC-2020-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner-EATIC-2020-ViveInternet-.jpg

prot cons comercio elect-23-09-2014

Comprar por Internet es cada vez más habitual entre los internautas. Compramos música, tickets para conciertos, entradas de cine, noches de hotel, alquileres de coche y un largo etcétera hace 10 años inimaginable. Esto está bien, pero toma nota de estos consejos y ponlos en práctica.

 

1. Analiza bien el producto que compras

Lee toda su descripción, sea un producto tangible, descargable o una reserva. Fíjate bien en especificaciones, detalles, letra pequeña, etc. Si se trata de un producto, seguramante vendrá acompañado de fotografías. Obsérvalas, aunque no debes darles excesivo valor. En las fotos de productos todos salen guapos. Esto te evitará llevarte un desengaño una vez lo recibas en casa.

 

2. Estudia bien los gastos de envío

Ojo con esto. Canarias es un lugar particular. No sólo por su lejanía del continente, sino, además, por la particular política de aduanas que se nos aplica a la hora de comprar algo que se nos enviará desde fuera de las islas. Averigua bien con tu proveedor cuál es el precio final y exacto del producto puesto en tu casa.

 

3. Usa el "carrito de la compra" acumulando artículos

Si prevés comprar varios productos en la misma tienda electrónica, asegúrate de que los vas añadiendo a tu carrito hasta finalizar con de todos ellos. Ten en cuenta que cada compra que realices tendrá unos gastos de envío. Por ello si haces una compra de, por ejemplo, cuatro productos, los gastos de envío te resultarán más asequibles que si haces cuatro compras de un producto cada una.

 

4. Atención cuando compras prendas de vestir

Ropa y calzado son francamente un producto de cierto riesgo. Las probabilidades de que no te sirva lo que compras o de que el color no coincida exacatamente con el de la foto son reales. Te recomendamos que compres únicamente aquéllas marcas que conoces y que ya usas. Por ejemplo, sabes que un modelo de calzado Nike de la talla 91/2 te sirve, porque ya tienes unos. Conocer de antemano la prenda que vas a comprar porque ya la has vestido es una garantía de satisfacción.

 

5. Compara precios

No compres rápido. Mira varias webs, compara productos idénticos y sus precios finales, incluyendo gastos de envío y aduanas. No es poco común que, por las prisas, compres algo que luego encontrarás un 30% más barato en otra web. Date un tiempo para comparar.

 

6. Analiza bien los tiempos de envío

Muchos proveedores ofrecen diferentes formas de envío. Una lenta, otra más rápida y otra super-rápida. Depende de dónde venga el producto los tiempos para cualquiera de las modalidades varían proporcialmente a la distancia del origen, como es lógico. Evidentemente, cuanto más rápida sea la modalidad de envío, más te cobrará el proveedor. Tal vez tengas urgencia porque necesitas un repuesto para tu ordenador para ya, o bien, quieres regalar algo a alguien por su cumpleaños. En conclusión, lee bien el apartado de tiempos estimados de envío y selecciona el que más se ajuste a tus fechas. Algunos proveedores te darán un número de seguimiento del pedido, para que puedas ver por dónde va en todo momento. Otro consejo: no por mucho mirar por dónde va tu pedido, éste va a llegar antes...

 

7. Analiza las formas de pago

La mayoría de las tiendas electrónicas permiten las tarjetas más populares y PayPal. La transferencia bancaria y el contrareembolso están prácticamente extinguidos. Aún aceptando bastantes tarjetas, en ocasiones puede ocurrir que la tuya no esté entre las aceptadas. Puede ocurrir también que la varitante de, por ejemplo, tu VISA, no la acepten. Aceptan VISA, sí, pero puede ser que la tuya sea un VISA de algún tipo concreto na apta para compras vía web. Lo mismo puede ocurrir con las tarjetas monedero, éstas que funcionan con recarga. Dan seguridad, porque puedes añadirles un fondo de, por ejemplo, 100€, de tal forma que si te fueran "secuestrados" los datos, todo lo que pueden hacer los ciberdelincuentes es robarte esos 100€ y no más. Nuestra recomendación: primero mira las formas de pago permitidas. Puede ocurrir que después de 45 minutos comparando productos y seleccionando, añadiendo tu dirección de envío, la de facturación y demás datos que te pedirán, cuando vas a pagar resulta que no puedes. Una faena.

 

8. Cuidado con las gangas

Podemos encontrar productos a muy buen precio en Internet. Puede ser una apuesta agresiva del proveedor, o bien, un producto próximo a su descatalogación o a sustituir en los próximos días por una nueva versión. Se puede dar el caso que estos productos no sean el último modelo, por lo que te recomendamos que te tomes tu tiempo y si, por ejemplo, lo que vas a comprar es un móvil, vayas a la web del fabricante para ver cúan joven o viejo es.

 

9. Estudia la política de devoluciones

Huye de las webs que no tengan una. Más vale una tienda con una política de devoluciones abusiva que otra con ninguna. En cualquier caso, debes saber que, como comprador, la ley te asiste, aunque a veces es muy tedioso enfrentarse a un proveedor por un asunto de esta índole. En consecuencia, para evitar problemas, lee bien el apartado correspondiente en la web. Observa qué plazo tienes para devolver el producto si no fuera de tu agrado. Ten en cuenta además que, generalmente, te pedirán que lo devuelvas en su embalaje original. Usa el producto lo mínimo si tienes dudas o, si simplemente viéndolo, ya sabes que no es lo que esperabas, vuélvelo a meter en su embalaje y ponte en contacto con la tienda para iniciar le trámite de devolución.

 

10. No realices compras en páginas sospechosas

Analiza la página. En primer lugar, observa su aspecto. Diseño, calidad de la información que ofrecen sobre sus productos, información que ofrecen sobre sí mismos, garantías, etc. Si no estás convencido, no compres. Basta simplemente que para tí sea una página sospechosa. Haz caso a tu intuición. No viene mal que busques con tu buscador (Google, Bing o el que prefieras) el nombre de la tienda, en búsqueda de opiniones de usuarios. Las opiniones de otros usuarios ayudan mucho. Son un recurso muy popular en torno a los alojamientos turísticos. Sé radical en tu búsqueda. Añade en el buscador, por ejemplo, el nombre de la tienda y la palabra "estafa" y/o sinónimos de ésta. Analiza los resultados de búsqueda. Esto te ayudará a despejar tus dudas. Pero recuerda, si sospechas, no compres.

 

11. Nunca insertes el PIN de tu tarjeta

El pin de tu tarjeta no es necesario en una compra por Internet. Algunas tiendas electrónicas podrían pedírtelo. No lo insertes y, además, toma nota de qué página web se trata y no vuelvas a usarla.

 

12. Pide factura de tus compras

Algunas tiendas online no facilitan factura sino que te muestran en pantalla una orden de compra. Si lo que has comprado es algo descargable o un servicio, como un viaje, puedes solicitar tu factura inmediatamente si no se te ha enviado por correo electrónico. Algunos proveedores no la envían por mail, aunque sí permiten descargar tu factura desde tu área de cliente en la web.

En el caso de que hayas comprado algún producto físico, como por ejemplo un móvil o una tablet, es muy probable que la factura te llegue con el paquete. Confirma esto con la tienda. Ten en cuenta que si el producto viene del extranjero, cada aduana por la que pasa deseará quedarse con un copia de la factura para sus trámites. Asegura con el proveedor de que vendrán las suficientes copias de ésta. La ausencia de una puede hacer que tu pedido quede retenido en un punto hasta la obtención de una copia de la factura del proveedor.

 

13. Revisa tus extractos bancarios

Echa un vistazo a los movimientos en la cuenta desde la cual has hecho la compra, aquélla con la cual opera tu tarjeta o usa tu cuenta PayPal, si la tienes. En ocasiones el proveedor, una vez haz realizado la compra te informa en la página de confirmación del pedido te indica cuál es el concepto que aparecerá en tu extracto bancario. No siempre figura el nombre de la tienda, que puede ser una marca registrada para Internet, sino el de la empresa que está detrás. Esto es normal.

Por otro lado, una vez veas el cargo en tu cuenta, comprueba que el importe es el correcto. En caso de no serlo, formula la correspondiente reclamación al proveedor.

 

¡Felices y seguras compras!

 

Fuente: Elanoración propia (ViveInternet)