user_mobilelogo
  • ViveInternet_Banner.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/ViveInternet_Banner.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

tarjetas prepago monedero

Las tarjetas monedero, prepago o virtuales constituyen una inteligente alternativa a las tradicionales. La diferencia estriba en que no existe una cuenta corriente asociada. Se recargan y listo. En caso de que te la pirateen, nunca te podrán quitar más que el dinero con la que la hayas cargado. Tenlas en cuenta.

Las compras por Internet son cada vez más seguras. Ahora bien, también es cierto que los ciberdelincuentes usan técnicas cada vez más sofisticadas. Seguramente has comprado una, diez o más de cien veces en la Web, introduciendo los datos de tu tarjeta. Antiguamente, esto es, hace entre 20 y 15 años, bastaba con que introdujéramos el número de la tarjeta, su fecha de caducidad, el nombre de la persona titular y el código de verificación, consistente en los tres últimos dígitos que figuraban en el reverso de la tarjeta.

Con el tiempo las medidas de seguridad en torno a los pagos electrónicos han ido evolucionando. Encriptaciones más robustas y protocolos más ambiciosos han constituido las tarjetas en un mecanismo preparado para que nos desenvolvamos con bastante tranquilidad a la hora de pagar por Internet. La práctica actualmente más utilizada es el envío de un código al teléfono móvil del titular de la tarjeta, así como, además, la introducción de una contraseña adicional previo a éste. En estas circunstancias todos respiramos más tranquilos. Pero, ¿lo suficientemente tranquilos? Tal vez no del todo. Siempre nos queda esa pequeña incertidumbre. ¿Qué pasaría si algún ciberdelincuente se hiciera con todo lo que necesita para usar nuestra tarjeta? Estaríamos ante un serio problema.

Ahora bien. Si queremos poder respirar con total tranquilidad en nuestras compras electrónicas, lo más recomendable es optar por tarjetas prepago o monedero. En los sistemas de este tipo basta contratar una de éstas tarjetas con tu entidad bancaria, por ejemplo y, sin necesidad de asociarla a tu cuenta, transferir una cantidad de dinero determinada a la nueva tarjeta. Como es lógico, lo más recomendable es que la cantidad que aportes sea baja, de tal forma que, en caso de que fueras víctima de un ciberdelito sobre tu tarjeta monedero, el importe que te puedan sustraer será en consecuencia bajo, no existiendo, por otro lado, mecanismos para que se acceda a ninguna de tus cuentas para operaciones fraudulentas de mayor calado.

La mayoría de operadores de tarjetas disponen de este tipo de variantes. MasterCard, VISA, Euro6000, American Express son sólo algunos.

Ya los sabes. Si durante Navidades, verano o, durante cualquier otro momento del año sueles hacer compras en Internet, una tarjeta monedero posiblemente te transmita la confianza que las otras puede que no te estén transmitiendo.

 
ViveInternet
Referencias: