user_mobilelogo
  • ViveInternet_Banner.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/ViveInternet_Banner.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • Plantilla-Entrate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Plantilla-Entrate.jpg
  • TIC-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/TIC-izate.jpg
  • Protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Protegete.jpg
  • Copy-of-ViveInternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Copy-of-ViveInternet-.jpg

prot ries nomofobia 04 08 2015

Se trata de otro más de los riesgos derivados del uso excesivo de ciertas tecnologías. En este caso consiste en el miedo o fobia a salir de casa sin el móvil o, simplemente, no tenerlo a mano u operativo. Es más frecuente de lo que puede parecer. ¿Cuántas veces miras al móvil al día?

No hace mucho publicamos en ViveInternet un artículo en el que informábamos de un test publicado por la Universidad de Iowa para determinar el nivel de adicción a los smartphones. Tratábamos el fenómeno de la nomofobia superficialmente, para centrarnos en el test.

Hoy nos ocupamos de lleno en la Nomofobia, o la en ocasiones peligrosa adicción al móvil, que puede derivar en pánico a verte sin él. El término fue acuñado por la Royal Mail (oficina de correos británica) durante un estuidio encargado a la empresa de demoscopia YouGov. La palabra Nomofobia tiene su origen en la expresión 'no-mobilephone phobia', o fobia a estar sin móvil.

Si bien es un fenómeno aún no catalogado oficialmente como una adicción, se sabe de su existencia y últimamente se investiga mucho sobre éste.

 

¿Cuáles son sus manifestaciones?

Según estudios de varios centros especializados, muchas personas llegan a sufrir problemas de ansiedad, afectando muy negativamente a la salud psicológica de éstas en abundantes casos. Hechos como el malestar derivado de la interrupción en el acceso a la Red, el pánico a que la batería del móvil se agote, no poder responder inmediatemante a mensajes o la necesidad de estar comprobando constantemente si tenemos mensajes nuevos, son todos aspectos indicativos de que se está generando adicción por parte del usuario.

En casos extremos los afectados pueden presentar síntomas como ansiedad, alteraciones respiratorias, temblores, agitación e, incluso, taquicardias. Emocionalmente, el usuario víctima de adicción severa puede llegar a experimentar depresión, pánico, miedo, baja autoestima o soledad, entre otros estados.

 

¿A quién puede afectar?

Puede afactar a personas de cualquier edad y sexo, si bien el grupo de los más propensos lo integran los chicos y chicas de entre 16 y 24 años, para muchos de los cuales no poder usar WhatsApp, Facebook o Tuenti a casi todas horas supone un gran inconveniente.

Por países, según datos de la Fundación Telefónica, España es el primer país europeo en cuanto a penetración del móvil. A nivel mundial y, de acuerdo a datos de la consultora Deloitte, el nuestro es el cuarto país del mundo.

Así que el terreno está bastante abonado para la nomofobia por estas tierras y, en particular, en torno a nuestros jóvenes.

 

¿Cómo puedo saber si estoy en riesgo de nomofobización?

El teléfono móvil pasó a ser prácticamente un ordenador hace ya unos años. Es hoy un recurso casi imprescindible. Lo usamos para el trabajo, el ocio, la comuniación social y para muchas otras funciones. Por todo ello, es normal que lo usemos a diario y en incontables ocasiones a lo largo del día. No pasa nada porque uses el smartphone siempre que lo necesites si, por ejemplo, trabajas con él o si, juegas o navegas por Internet y comentas cosas con tus contactos en redes sociales.  Pero, ¿dónde está la frontera entre el uso racional y el uso casi paranoico?. Esto es muy difícil de determinar, aunque conviene que observes ciertas señales y que te pares a pensar un poco ante su detección.

Por ejemplo, ¿cuántas veces miras a tu smartphone en busca de novedades? Una frecuencia elevada de este acto es un hecho muy indicativo. Presta atención. ¿Realmente esperas noticias o novedades con tanta frecuencia? ¿Son relevantes, urgentes, críticas, de vida o muerte?. Una excesivamente frecuente atención a tu smartphone es un hecho indicativo de que tienes cierta dependencia o adicción.

Puedes también pararte a pensar en qué pasaría si te ves en una situación en la que no tienes acceso a Internet desde tu móvil, bien por agotamiento de tu tarifa de datos o bien porque no tienes cobertura o alguna Wi-Fi a mano. Si esta situación imaginaria ocurriera de verdad, puedes considerar que tienes alguna adicción si te pusieras a buscar constantemente alguna señal cercana a la que poder conectarte, dándote incluso igual si se trata de una Wi-Fi pública, abierta y, en consecuencia, muy poco segura.

Por otro lado, si te da miedo quedarte sin batería y es para tí una obsesión salir "con las pilas cargadas", llegando a llevar contigo el cargador por lo que pueda pasar, es posible que tu smartphone se esté conviertiendo más en un problema que en una solución. Conviene que reflexiones.

Imáginate ahora que no tienes el móvil contigo. ¿Qué pasaría? Si te has visto en esta situación, recuerda cómo te sentiste y por qué. Son señales a las que debes prestar atención algunas como sentir ansiedad por no poder comunicarte instantáneamente con familiares y amigos. Observa también tu nivel de inquietud respecto a la imposibilidad de poder gestionar tus identidades en Facebook, Tuenti, algún juego online o cualquier otra red social en la que te encuentres. Si además, llegas a sentirte una persona torpe o perdida cuando estás sin tu smartphone o, peor aún, no sabrías qué hacer, debes tener en cuenta que tu nivel de dependendcia del móvil es alto, por lo que será bueno que te pares a pensar un poco.

Como comentábamos, existe un test con el que puedes determinar tu nivel de adicción al móvil. Antes de realizarlo e, independientemente de los resultados que obtengas, debes saber que la Nomofobia no es grave, ni requiere tratamiento médico o psicológico, salvo en casos extremos. Si sospechas que, por la envergadura de tus reacciones o por tus sentimientos ante la ausencia de móvil, precisas ayuda, coméntalo en casa o a tu profesor en el colegio o, también, con amigos de confianza, idealmente todos ellos menos adictos al móvil que tú. Te podrán demostrar que hay vida más allá del smartphone. Si consideras que tu problema es grave, considera ponerte en manos de un profesional. Él o ella sabrán cómo ayudarte a ver el smartphone como un recurso que debe estar a tu servicio y no tú al servicio de él.

Puedes acceder al test elaborado por la Universidad de Iowa en nuestro artículo de la sección Consejos de nombre "Cada vez somos más adictos al móvil: mide tu adicción con este test".

 

ViveInternet
Referencias: