user_mobilelogo
  • 030_header_conv_compet_digitales_2020.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/030_header_conv_compet_digitales_2020.jpg
  • Banner_Taller_RV_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Taller_RV_2019_Viveinternet.jpg
  • Banner_Taller_RA_2019_Viveinternet-.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Taller_RA_2019_Viveinternet-.jpg
  • Banner_Taller_Fake_News_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Taller_Fake_News_2019_Viveinternet.jpg
  • Banner_GIF_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_GIF_2019_Viveinternet.jpg
  • Banner_Taller_Croma_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Taller_Croma_2019_Viveinternet.jpg
  • Banner_Videojuegos_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Videojuegos_2019_Viveinternet.jpg
  • Banner_Hologramas_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Hologramas_2019_Viveinternet.jpg
  • Banner_Charlas_Uso_Resp_TIC_2019_Viveinternet.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/Banner_Charlas_Uso_Resp_TIC_2019_Viveinternet.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg

publicidad internet

Las empresas se afanan en hacer que sus productos sean vistos por el máximo número de potenciales clientes y, curiosamente, esos productos que hemos estado viendo en Internet, parecen acompañarnos en forma de anuncios en casi todas las páginas que visitamos. ¿Por qué?

Aunque en Navidad esto se convierte en algo casi abrumador, lo cierto es que nos ocurre todos los días del año. ¿Quién no ha buscado por Internet un hotel en el sur y durante varios días se le siguen mostrando en muchas páginas de cualquier temática anuncios sobre productos similares?

¿Cómo es esto posible? ¿Cómo saben las webs qué es lo que me gusta y qué no?

Ya casi no prestamos atención. La publicidad dirigida o el marketing one-to-one es algo con lo que hemos vivido durante los últimos 15 años. Ya es parte de nuestra experiencia de uso en la Web.

Varias técnicas subyacen a este comportamiento. Retargeting, remarketing, cookies, cuentas de usuario, etc.

Todo arrancó a en la segunda mitad de los 90 con Amazon. La que entonces fuera una tienda electrónica de libros comenzó guardando las preferencias de sus usuarios registrados, por aquel entonces de una manera que hoy nos parece rudimentaria.

El hoy gigante tecnológico, que se codea con los Google, Microsoft, Apple, Facebook y compañía en la cúspide, asociaba por aquel entonces nuestro histórico de compras en su web a nuestra cuenta de usuario. Así, si comprábamos un libro sobre, por ejemplo, Realidad Virtual, la próxima vez que accediéramos con nuestros datos de usuario registrado a Amazon, se nos mostraban recomendaciones de otros libros que versaban sobre temas similares. Lo que por aquella época resultaba ser todo un avance al que se bautizó como marketing one-to-one, lanzó a Amazon a la cima del comercio electrónico, sentando las bases de lo que hoy es la publicidad personalizada que nos acompaña para bien o para mal constantemente en casi todo tipo de webs.

En los últimos 20 años las técnicas y las tecnologías han avanzado a una velocidad de vértigo, creándose incluso nuevas profesiones en torno a ellas.

Con la llegada de las cookies a principios de 2000 y, no mucho después, de un sinfín de servicios para la publicidad gestionados desde la Nube, como AdWords, Facebook Ads, AdSense, Amazon Affiliates y otros que fueron quedándose atrás, se abrió un escenario revolucionario. Y el usuario pasó de ser sólo eso, un usuario, a convertirse en un cliente potencial de cualquier cosa.

El conjunto de técnicas y tecnologías hoy en uso persigue obtener el máximo conocimiento de las preferencias de los usuarios. Nuestros hábitos de navegación, nuestras compras, nuestras búsquedas, etc., son sólo una parte de los datos que se hospedan por aquí y por allá para conocernos mejor. Complejísimos sistemas que combinan Minería de Datos, Inteligencia Artificial y otras disciplinas están detrás de todo.

¿Existe alguna manera de bloquear los anuncios?

Tal vez te hayas parado a pensar en alguna ocasión cómo hacer para que no se te muestre tanta publicidad. Te quieres centrar en leer algún contenido y observas la página rodeada de anuncios, así como, incluso dentro del propio texto que estás leyendo, o flotando sobre éste.

Esa página que ves es, con casi toda seguridad, usuaria de AdSense. Este servicio de Google permite convertir a la página en una especie de valla publicitaria, donde la inteligencia de Google, combinada con las cookies almacenadas en tu navegador, se encargan de mostrar anuncios sobre productos o servicios que se sabe que son de tu interés.

Como escaparate de productos y servicios de terceros, la página en cuestión obtendrá ingresos, que varían en función de parámetros como la cantidad de veces que se muestre un anuncio, si se hace click sobre él, si además el usuario llega a la página del producto anunciado y hace algo en ella, como darse de alta o comprar, etc.

A veces se da la circunstancia de que el anuncio nos viene como anillo al dedo, pero esto ocurre en la minoría de los casos.

Lo cierto es que casi todos desearíamos poder centrarnos en lo que queremos leer o usar en la Web, y no ser molestados por tanto anuncio.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la inmensa mayoría de los contenidos que leemos y de los servicios que utilizamos en Internet se nos presentan sin coste. No es menos cierto que para que esto siga siendo así, las empresas titulares de ellos necesitan ingresos, como es lógico. Y estos vienen de ahí, de la publicidad.

Pero, puestos a intentar reducir el número de anuncios que se nos muestran, encontraremos ya que muchos programas antivirus incorporan en sus versiones premium soluciones para bloquear anuncios. En cualquier caso, es importante saber que en casi ningún caso será posible su total eliminación, aunque sí la reducción del número de éstos.

Por su parte, Google incluye en los anuncios gestionados por esa empresa, la posibilidad de marcarlos como no deseados, si bien esto se limita al anuncio en cuestión. El gigante tecnológico también ha incorporado en su navegador Chrome la posibilidad de gestionar el caudal de anuncios, pero de manera algo limitada. Lo mismo ocurre con otros navegadores como Microsoft Edge o Safari (Apple).

Puedes también bloquear las cookies en tu programa navegador. Esto te mantendrá casi aislado de éstas, pero debes tener en cuenta que no pocas cookies son necesarias para que muchas webs puedan funcionar convenientemente para ti.

Concluimos que no existe manera 100% eficaz de bloquear los anuncios, aunque sí de atenuar su abundancia. Hay que reflexionar y tener en cuenta que si no existieran anuncios muchas webs desaparecerían y otras comenzaría a cobrar por servicios que hasta la fecha han sido gratuitos. Todo tiene un precio.

Tal vez convenga que dejemos que los anuncios nos molesten un poco, aunque intentar que no sea demasiado…

 

ViveInternet

Referencias:

- Europa Press