user_mobilelogo
  • 024_header_charlas_online_2018.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/024_header_charlas_online_2018.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 012_header_final_OCTSI.gif
    https://www.viveinternet.es/images/headers/012_header_final_OCTSI.gif

También te puede interesar...

Sin artículos relacionados


 

web mod codecan vertientesweb mod codecan curso scratch

neutralidad de red

La Neutralidad de Red ha saltado a la palestra estos días debido a una controvertida medida aprobada por la Administración Trump. Ésta no es otra que la anulación de la ley de neutralidad de red que había sido aprobada por el gobierno de Obama.

Con esta medida se abre la puerta a un tráfico de datos por Internet a gusto de las empresas más grandes y donde la pequeña podría quedar fuertemente debilitada.

Qué es la Neutralidad de Red

El principio subyacente a la neutralidad de red es la ausencia de restricciones o privilegios aplicados a determinados tipos de contenidos o de determinados proveedores en su tráfico por Internet. De esta manera se garantiza que los contenidos de todos los actores, desde profesionales autónomos hasta multinacionales, son tratados por igual, no beneficiándose a los de unos u otros.

En sintonía con esta práctica, los proveedores de servicios Internet, como Movistar, ONO, Jazztel, Orange, etc., así como los gobiernos que regulan el uso de la Red, deben facilitar la aplicación del principio de la igualdad a los contenidos. De esta manera, por ejemplo, una pequeña televisión local por Internet debe poder competir en igualdad de condiciones que Netflix.

Qué está pasando en Estados Unidos

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) aprobó recientemente una propuesta para la anulación de la neutralidad de red regulada desde 2015 bajo la el mandato de Obama. De esta manera queda de la mano de las grandes multinacionales de acceso a Internet la posibilidad de gestionar el tráfico según sus criterios, donde prevalecerán siempre los económicos.

Hasta la fecha se prohibía a éstas, por ejemplo, la manipulación de las velocidades de conexión para favorecer el servicio de contenidos de un determinado proveedor. Imaginemos que un canal de televisión vía Internet paga a su proveedor de telecomunicaciones un “plus” para que sus abonados reciban el contenido a mayor velocidad o calidad. Supongamos también que ese “plus” no se lo puede permitir la competencia del proveedor de televisión por Internet.

Podemos ilustrar más este supuesto e imaginarnos qué pasaría si Facebook, YouTube, Netflix, Spotify, Skype, WhatsApp y otros grandes optaran por convenir ciertas condiciones con sus proveedores de telecomunicación, todas ellas mediante la contratación de una Internet premium, superior, de costes inasumibles por la pequeña competencia. ¿Dónde queda la pequeña empresa? ¿Podrá competir en igualdad de condiciones?

Esto llevaría a los estadounidenses a un escenario en que Internet pasaría a ser un recurso en el que desaparece la igualdad entre pequeños y grandes actores. Una Internet para ricos, como ya la llaman algunos, o de dos velocidades, como la llaman otros.

Cómo se está Regulando la Neutralidad de Red

La neutralidad de red se ha ido convirtiendo en un fenómeno universalmente aceptado y en algunos países o agrupaciones de éstos en ley.

Los Estados, en mayor o menor medida, ante las posibilidades de potencial negocio desbocado abiertas han pretendido casi siempre asegurar la neutralidad, bien mediante nuevas leyes o bien mediante recomendaciones o sanciones al amparo de legislación alternativa ya existente.

En España se cuenta desde 2014 con Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de Telecomunicaciones. En ésta se establece indirectamente la neutralidad de red como un principio general en el artículo 3.h)

En la Unión Europea, su Parlamento se posicionó a favor también en 2014, recalcando que el acceso a Internet debe considerarse un servicio público que no puede ser manipulado atendiendo a criterios de negocio.

El primero de los países en legislar en torno a la neutralidad de red fue Chile. En julio de 2010 aprobó su ley 20.453 en la que establecía el marco regulador de obligado cumplimiento para una Internet justa y neutral.

¿Pasará algo a partir de Ahora?

No hay motivo para la alarma de momento. En Estados Unidos las consecuencias de la derogación de la ley de neutralidad de Obama por parte de la Administración Trump tienen aún por delante un largo camino.

El problema es que algo que antes se tendía a respetar y luego fue de obligado cumplimiento, ahora se convierte en un recordatorio de que prácticas desleales o injustas ya no son penalizadas.
Con toda seguridad la UE y sus Estados miembros estarán ojo avizor, analizando qué ocurre y cómo evoluciona lo que ocurra en Estados Unidos.

Estamos convencidos, en cualquier caso, de que Internet, que somos todos, acabará devolviendo a cada uno a su sitio.

Así se construyó Internet y así seguirá creciendo.

 

Referencias:

  • AddictiveTips
  • ADSLZone
  • Diario ABC