user_mobilelogo
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 028_header_OCTSI.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/028_header_OCTSI.jpg
  • 004_header_final_enterate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/004_header_final_enterate.jpg
  • 002_header_final_tic-izate.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/002_header_final_tic-izate.jpg
  • 003_header_final_protegete.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/003_header_final_protegete.jpg
  • 001_header_final_ppal.jpg
    https://www.viveinternet.es/images/headers/001_header_final_ppal.jpg

ent act gps 20 07 2015Un smartphone equipado con GPS. Imagen: Zoraya Tonel (parcialmente tratada)

La red de satélites Global Positioning System (GPS) inició su andadura en 1973 como un infraestructura de uso militar de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. En julio de 1995, los EEUU abrían su uso a la sociedad civil. Su primera utilidad fueron los dispotivos GPS de los coches. Ahora va mucho más allá.

El pasado 17 de julio se cumplían 20 años de su apertura para su uso por todos. Sus primeros usos fuera del escenario militar correspondieron a las grandes empresas, principalmente las que contaban con flotas de vehículos, para un seguimiento de su ubicación. Después, usuarios particulares incluyeron, más bien como accesorio de lujo o gadget curioso en sus coches, terminales de GPS, que quedaban muy bien en el salpicadero. El inconveniente de sus primeros años en manos de los civiles fue que sólo unas pocas ciudades estaban disponibles para ser visualizadas en los terminales. Con el tiempo los dispositivos GPS irían incorporando más y más ciudades. Taxis y guaguas comenzaban a incorporar dispositivos GPS. Los primeros para no perderse en las grandes ciudades y las segundas como recurso de gestión de flotas, lo que además permitía, en conjunción con otros sistemas, determinar en qué momento preciso se esperaba la llegada de una guagua a una parada específica, si iba o no con retraso, si le esperaba un atasco en algún punto, etc.

Y llegó el smartphone. El GPS pasó de ser un recurso exclusivo de flotas de vehículos y ciertos automóviles a ser una utilidad en uso por los ciudadanos de a pie. ¿Para qué? Un sinfín de apps requieren del uso de GPS para localizarnos y, por ejemplo, ofrecernos lugares de interés alrededor, juegos que buscan a otros jugadores en las cercanías y, cómo no, la guía sobre el mapa para establecer el camino óptimo para llegar andando o en coche a un destino concreto. Goolge Maps, con un creciente número de callejeros volcados sobre el mapamundi, establecía las bases para extraer todo el potencial al sistema de satélites para el posicionamiento GPS, que cuenta en la actualidad con 24 unidades en órbita.

La determinación de nuestra posición es más precisa cuanto mayor sea el número de satélites que nuestro dispositivo tenga a su alcance. Así, recibiendo la señal de dos de los satélites, se pueden obtener ubicaciones con una precisión con un margen de error de en torno a 15 metros. Si conseguimos cobertura de un número superior, la precisión puede llegar a tener márgenes de error inferiores a los dos metros.

El número de dispositivos dotados de servicio GPS en la actualidad es de 4.000 millones aproximadamente, estando previsto que se duplique en el próximo quinquenio. Aunque de aquí a entonces es difícil saber qué tecnología para la geolocalización estaremos utilizando...

 
ViveInternet
Referencias: