user_mobilelogo
  • 022_header_taller_RV.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/022_header_taller_RV.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 021_header_conv_demola_2017.png
    http://www.viveinternet.es/images/headers/021_header_conv_demola_2017.png
  • 012_header_final_OCTSI.gif
    http://www.viveinternet.es/images/headers/012_header_final_OCTSI.gif
  • 013_header_charlas_online_2017.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/013_header_charlas_online_2017.jpg

ent act coltan

En los últimos tiempos, dentro del mundo de los materiales, el protagonismo, en lo que a actualidad se refiere, se lo ha llevado el grafeno. Sin embargo, existe otro material que está muy presente en nuestro estilo de vida actual, ya que es muy usado en el mundo de la electrónica. Hablamos del coltán, un mineral metálico relativamente escaso en la naturaleza que se compone esencialmente de dos elementos, la colombita y la tantalita, dos minerales que se utilizan en la fabricación de componentes para dispositivos electrónicos. De la tantalita se extrae el tantalio, un metal refractario que resiste muy bien la corrosión, siendo muy maleable e inerte prácticamente a todos los compuestos orgánicos e inorgánicos. De ahí que sea un material muy atractivo para los fabricantes de equipos electrónicos.

Antes de detallar los usos más comunes del coltán, no podemos pasar por alto la polémica que rodea a este material. Como ya hemos comentado, se trata de un material muy escaso, y hay contradicciones en lo que respecta al origen de sus grandes reservas. Un gran número de publicaciones afirman que el 80% de las reservas de coltán se encuentran en África, concretamente en la República Democrática del Congo, aunque hay otras que lo desmienten, situando esas reservas no más allá de un 9%. El dato que no presenta debate es el de los principales productores del mismo, estando Australia en la cabeza, por delante de Brasil, Canadá, China y países africanos como la propia República Democrática del Congo, Ruanda, Burundi y Etiopía.

Pero más allá de su origen, la mayor polémica radica en sus procesos de extracción, siendo estos motivo de conflictos geopolíticos, sobre todo en el Congo, donde se mezclan los intereses del Estado y de los países fronterizos, de las guerrillas que operan en la región, de las multinacionales occidentales y de los contrabandistas. Además, esta extracción es motivo de explotación y esclavitud de personas, incluyendo a menores, cosa de la que un número elevado de empresas y compañías multinacionales se hacen de la vista gorda, incluso entes gubernamentales.

Dejando a un lado la polémica, nos centramos en los usos actuales de este material. De la tantalita presente en el coltán, se extrae tantalio, un metal muy usado para la fabricación de condensadores electrolíticos, que gracias a este metal pueden ser mucho más pequeños y tienen valores de capacidad eléctrica más exactos respecto a los condensadores tradicionales. Esta "miniaturización" del condensador, permite fabricar equipos electrónicos más pequeños y ligeros. Uno de los grandes beneficiarios es el smartphone, entre otros aspectos, porque el tamaño de las baterías se han reducido drásticamente, gracias a la capacidad del tantalio para almacenar gran cantidad de carga en un espacio muy reducido. Además, este material está presente en sus microprocesadores y en las finísimas lentes de las cámaras.

Por otro lado, dada su gran capacidad de resistencia a la alteración, el tantalio se usa para la fabricación de grandes máquinas, como los punzonespara perforar, moldes para fundición, equipo para electroplateado, etc. Y su condiciónd e material ultra refractario, lo convierte en ideal para la fabricación de tazas y recipientes refractarios.

 

ViveInternet

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar