user_mobilelogo
  • 018_header_conv_compet_digitales_2017.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/018_header_conv_compet_digitales_2017.jpg
  • 017_header_ojito_con_la_red.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/017_header_ojito_con_la_red.jpg
  • 012_header_final_OCTSI.gif
    http://www.viveinternet.es/images/headers/012_header_final_OCTSI.gif
  • 004_header_final_enterate.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/004_header_final_enterate.jpg
  • 013_header_charlas_online_2017.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/013_header_charlas_online_2017.jpg
  • 002_header_final_tic-izate.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/002_header_final_tic-izate.jpg
  • 003_header_final_protegete.jpg
    http://www.viveinternet.es/images/headers/003_header_final_protegete.jpg

ent act peligro antenas moviles

El CCARS, Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud, publicó el pasado mes de enero un nuevo informe donde se analizan los posibles efectos nocivos de las radiofrecuencias. El CCARS está compuesto por 11 expertos en disciplinas como la medicina, la física, la química, la biología, las telecomunicaciones y el derecho. La conclusión principal del informe es que “todos los estudios y sistemas de vigilancia de los niveles de exposición que se utilizan en nuestro país y en Europa confirman, de forma reiterada, que están cientos o miles de veces por debajo de los recomendados por la UE, la OMS, la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP) y la legislación estatal”.

Para llegar a esa conclusión principal, los expertos realizaron una búsqueda bibliográfica de publicaciones científicas sobre los efectos de los campos electromagnéticos de radiofrecuencias en seres vivos, asegurándose que todos los documentos analizados estaban incluidos en el SCI (Science Citation Index), una lista que incluye sólo aquellas publicaciones que cumplen con unas normas para garantizar que los trabajos que se publican tienen rigor y calidad científica.

Asumiendo el riesgo de obviar algunos puntos importantes, enumeramos a continuación las conclusiones del informe que consideramos más relevantes para nuestros lectores:

  • Los niveles de exposición del público a las nuevas redes y terminales basados en la LTE medidos por varias Agencias Internacionales confirman que están muy por debajo de los límites considerados como seguros.
  • Los niveles de exposición a las RF (radiofrecuencias) derivados de las redes Wi-Fi, bajo condiciones realistas de funcionamiento, representan una fracción de los límites fijados por los Comités Científicos (como la ICNIRP) o los Organismos de Normalización (como la FCC y el IEEE).
  • Los estudios que miden los niveles de exposición del público sometido a inspección de seguridad, mediante los escáneres instalados en los aeropuertos, demuestran que los valores que recibe el cuerpo humano son muy inferiores a los establecidos como seguros por la UE y el ICNIRP.
  • Las dosimetrías realizadas a los sensores que utilizan tecnologías inalámbricas (IoT, contadores inteligentes, RFID, etc.) indican que los niveles de exposición están muy por debajo de los límites recomendados.
  • El uso del teléfono móvil es seguro en el ámbito hospitalario siempre que se mantenga una distancia de seguridad de menos de 1 metro entre los dispositivos-aparatos médicos que se están utilizando para tratar o vigilar a un paciente hospitalizado.
  • Cuando el teléfono móvil esté encendido se recomienda mantenerlo a una distancia de 15 cm del marcapasos cardíaco.
  • Las antenas de telefonía móvil no producen interferencia electromagnética en los marcapasos cardíacos.
  • Los niveles de intensidad de campo eléctrico (V/m) y niveles de densidad de potencia (μW/cm2), medidos por los servicios de Inspección de Telecomunicaciones de la Administración, se encuentran muy por debajo de los niveles de referencia establecidos en el Real Decreto 1066/2001.
  • Los resultados de los estudios epidemiológicos en el periodo estudiado (2013-2016) confirman que no se observa un aumento en el riesgo de tumores cerebrales en usuarios de teléfonos móviles.
  • La evolución de las tasas de incidencia de tumores cerebrales en los países desarrollados no respalda la relación entre uso del teléfono móvil y un mayor riesgo de padecer estos tumores.
  • Los estudios clínicos controlados confirman que no hay una relación causal entre la exposición a las diversas fuentes de Radiofrecuencia y los síntomas de Hipersensibilidad Electromagnética.
  • Las personas que declaran padecer Hipersensibilidad Electromagnética no distinguen, en condiciones experimentales, si están expuestas o no a CEM (Campos Electromagnéticos).
  • Las nuevas evidencias publicadas confirman que no hay efectos adversos para la salud derivados de la exposición a las Radiofrecuencias emitidas por las antenas de telefonía móvil, transmisión de Radio y Televisión y sistemas inalámbricos (Wi-Fi) utilizados en el trabajo, la escuela o el hogar.

Para una lectura completa de las conclusiones del informe, se puede acceder al documento a través del siguiente link: http://ccars.org.es/attachments/article/158/Informe%20CCARS%20Radiofrecuencia%20y%20Salud%202016.pdf

El informe confirma por supuesto que, por encima de ciertos límites, los campos electromagnéticos resultan perjudiciales y a niveles muy elevados pueden llegar a ser mortales. No tiene sentido hablar de si los campos electromagnéticos son “buenos o malos” sino que hay que realizar esfuerzos científicos para verificar por debajo de qué niveles no presentan efectos perjudiciales (o tienen efectos positivos) y a partir de qué niveles pueden resultar nocivos.

ViveInternet

Referencias:

- CCARS

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar